Adiós escuela 2.0.

adios escuela 2.0.“En el fondo, el objetivo final de Escuela 2.0 es la búsqueda de la calidad y de la equidad en la educación del siglo XXI. Es decir, formar, con los  recursos que  la revolución tecnológica pone al alcance de toda la sociedad, ciudadanos críticos, socialmente activos, cultos, cada vez mejor preparados  profesional y personalmente y sobre todo hombres y mujeres buenos, libres, sabios y felices.”

Antonio Pérez Saez, Director del Instituto de Tecnologías Educativas, definió este objetivo casi utópico al final del documento “Escuela 2.0. ¿Por qué en este Momento?“, publicado en febrero de 2011.

Decimos “casi” cuando deberíamos decir de facto, a la vista de la reciente decisión del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (¿Circo y Tauromaquia?) de frenar en seco, volver la vista atrás y aceptar, voluntariosamente, un recorte más en la inversión tecnológica destinada a la escuela pública y concertada porque España va mal y todos debemos ir más rectos. Rectitud que, creo, debe pasar por modelos educativos verticales y, a ser posible, segmentados por términos tan feos y demodé como clase social o el habitus definido por Pierre Bourdieu, que tan poco gusta a la sociología de compromiso burgués francesa típica en autores como Maffesoli o Lipovetsky. En suma, no se puede gastar en cosas que no se pueden vender, lo público, ante el horizonte oscuro del déficit.

El diario ABC se dio mucha prisa en publicar la noticia, llamando al proyecto “Plan Gabilondo” y dando por hecho su ineficacia. En el artículo, el Ministro José Ignacio Wert, José Manuel Lacasa, director del Instituto de Tecnologías Educativas y  Mariano del Castillo, director del Instituto de Técnicas Educativas de CECE (Confederación Española de Centros de Enseñanza), llegan a esta conclusión: según el informe PISA se ha demostrado que el proyecto es negativo para el rendimiento de los alumnos. Según ellos, se trata de una experiencia “extremadamente imprudente en su concepción y aplicación” que debería haber estado avalado por “algún estudio o algún experimento previo o, al menos, alguna prueba a pequeña escala antes de aplicarlo a todos los alumnos”.

Estas tesis nacen en la “Jornada de Tecnología Educativa” del 15 de marzo de 2012, donde se presenta el “Informe de Tecnología Educativa 2011”.

Ante la imposibilidad, quizás por depender de una institución privada, de encontrar esta fuente secundaria tan necesaria y golosa para muchos de los proyectos de investigación que se están realizando en el ámbito de nuestra maestría, vamos a ver a qué se dedica la institución presidida por el Sr. del Castillo, CECE.

En su página encontramos que CECE es “una organización empresarial del sector educativo privado que asume y representa los intereses de miles de empresas educativas.

No dispongo de las herramientas ni el tiempo necesario para evaluar la eficacia del proyecto “Escuela 2.0.”  ni para encontrar sentido a los razonamientos de sus detractores.

Simplificando al máximo, no deja de parecer muy curioso que entidades que representan a la educación privada vengan a evaluar la educación pública.

Una búsqueda, aún más simple que nuestros razonamientos, nos lleva a encontrar fisuras en los planteamientos de Wert y compañía.

Según éste artículo de el diario “El Mundo”, el uso de las Tics aumenta en las escuelas privadas. De hecho, la dotación tecnológica suele ser uno de los reclamos publicitarios que más utilizan estos centros.

Por otro lado, esta vez sin problema alguno, podemos encontrar los resultados de las encuestas de evaluación del proyecto “Escuela 2.0.” realizadas a docentes.

Entre las conclusiones cabe destacar que “La mayoría del profesorado (75%) reconoce que la presencia de las TIC en el aula tiene un impacto relevante sobre la mejora de la motivación del alumnado en su implicación en las tareas de clase, y que les está obligando a realizar algún tipo de innovación en la metodología didáctica”.  No hemos encontrado ninguna mención a que los alumnos se distraigan más o “que con datos estadísticos en la mano” se demuestre “que los centros españoles en donde se había introducido el ordenador a los diez años estaban teniendo un rendimiento escolar más bajo” como dicen en el artículo de ABC.

Claro que ahí y aquí, por mencionar tan solo un ejemplo encontrado en ese proceloso mar de datos recursivo hasta la náusea que supone la Red cuando tratamos estos asuntos, nos aseguran que el gobierno anterior -disculpad que no pueda decir socialista- ocultó información que demostraba el impacto negativo de los ordenadores en el aula pública.

Nos encontramos de nuevo ante un cristal oscuro, un espejo que refleja en nuestra pantalla controversias difíciles y muchas preguntas ¿sin posible respuesta?.

Las ficciones, esas fuentes secundarias sin pretensión, nos pueden ofrecer vías argumentativas mucho más accesibles que los oscuros informes privados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: